Saltar al contenido

Cuidados de las espinacas

Existen dos tipos principales de espinacas la anual que es redonda y la espinaca de verano y las espinacas espinosas o de invierno.

cuidado de las espinacas

Para unos buenos cuidados de espinacas se necesita preparar el suelo correctamente. La espinaca requiere de un suelo fértil rico que se haya trabajado bien para que la tierra sea fina y quebradiza, pero que conserve la humedad. Las plantas tenderán a florecer rápidamente en suelos pobres. Los suelo arenosos no retienen la humedad suficiente para mantener el crecimiento de las espinacas. Es un cultivo rápido por lo que puede estar entre plantas de guisantes y de habas.

Cuando se trabaje el terreno, se añadirá estiércol y compost. Después se procederá a romper cualquier terrón, aplicar estiércol y rastrille ligeramente. También se puede añadir sulfato de potasa como preparación.

Siembra de la espinaca de verano: se siembra en marzo. Es mejor sembrar tres siembras sucesivas en 2 intervalos de una semana. Hacer agujeros de 2 centímetros cada 30 centímetros e introduzca una o dos semillas.  Mantenga la tierra húmeda para que puedan germinar y brotar las espinacas.

Siembra de la espinaca de invierno: se siembra entre agosto y septiembre y luego se realizan siembras sucesivas hasta finales de septiembre. Siembre en una cama que se encuentre en una posición sombría del huerto. Para lograr una mayor tasa de germinación se puede poner a remojo las semillas el día anterior a la siembra. Si el suelo es pesado y retiene un exceso de humedad, entonces sera mejor sembrar en camas levantadas para facilitar el drenaje. En noviembre, las plantas deberán de cubrirse con plásticos para darles protección.

Si todo ha ido bien y se han dado los cuidados de espinacas adecuados se procederá a la cosecha. La espinaca de verano deberá de ser recogida mientras las hojas sean jóvenes y tiernas. Para la espinaca de invierno se deben de haber eliminado sólo las hojas más grandes durante el invierno, las plantas al final de invierno morirán.

Todo sobre espinacas

Hoy vamos a hablar de espinacas Espinacea oleracea Es una pequeña verdura anual Prefiere suelos sueltos, ligeros, rica en humus y con un ph entre 6 y 6,5 Se puede sembrar durante todo el año recomiendo hacerlo en otoño porque prefiere un clima fresco y tolera muy bien el frío Las altas temperaturas pueden adelantar la floración y las hojas se vuelven amargas La siembra es directa, a una profundidad de 2 a 3cm y las semillas tardan tres semanas en germinar Si el resultado es muy abundante como en este caso, se puede limpiar aprovechando las hojas tiernas de espinaca, para una deliciosa ensalada El riego debe ser constante pero evitando los desprendimientos que pueden cubrir las plantas Cuando la planta comienza a desarrollar el segundo par de hojas verdaderas, se puede trasplantar dejando 15cm entre plantas La cosecha se puede hacer a partir de los 45 días posteriores a la siembra Es conveniente hacerlo por la mañana porque las hojas contienen mucha humedad y duran más.

Tiene hierro, pero su contenido no es tan alto como la gente tiende a pensar Es un antioxidante y depurativo natural Tiene una alta concentración de ácido oxálico, por lo que no se recomienda su consumo en personas que padecen cólicos o cálculos renales Es alto en potasio y bajo en sodio, lo que beneficia a las personas hipertensas Mejora la vista y la piel por su contenido en vitamina A.

Como cultivar espinacas

Según algunos la espinaca procedería de Irán en Europa. No sería hasta el siglo 18 cuando empezó a cultivarse. Son muy ricas en minerales y vitaminas. Es una planta anual que no ofrece ninguna dificultad en cultivarla. No le gusta nada pero nada el calor del verano ya que florece rápidamente y las hojas amargan. Por eso es mejor cultivarla en primavera y otoño y aunque vejez está bien a pleno sol en esas épocas a partir de los 24 o 26 grados conviene instalar una malla de sombreo o cultivar en semi sombra.

Tolera bastante bien el frío pero el hielo daña las hojas. Le gustan los suelos frescos fértiles. Sueltos, profundos y con buen drenaje. Para abonar a la espinaca esta es bastante exigente en nitrógeno y potasio. El nitrógeno se lo facilitaremos con el purín de ortigas en los riegos y el potasio con las hojas y el purín de la consuelda rusa.

La mejor época para hacer la siembra es en primavera y otoño. La siembra la haremos en hileras directamente en el suelo a un centímetro y medio de profundidad y a unos 30 centímetros entre hileras y 12 o 15 centímetros entre plantas compactando las semillas con una llana. No se debe de sembrar por encima de los 27 28 grados pues a esa temperatura las semillas no germinan. Lo ideal sería entre los 5 y los 8 grados

Riegos en el cultivo de la espinaca

Le gusta la humedad y agradece los riegos frecuentes para mantener el suelo húmedo pero sin encharcar ya que podrían pudrirse las raíces. aunque la frecuencia dependerá en parte de la temperatura uno o dos riegos por semana son más que suficiente

Pues 40 días después de la siembra vamos a recolectar nuestras primeras hojas de espinacas se han desarrollado perfectamente

Recetas con espinacas

Otros artículos de cuidados de plantas hortícolas